Top menu

Chile: Wallmapu, la nación de El pueblo de la Tierra.

Siento una fuerte admiración a las culturas originarias de América Latina; si alguien me preguntase qué es lo que más me enorgullece de mi Patria grande, sin duda diría, sus antepasados. A pesar que estamos en la era de las comunicaciones y avances tecnológicos, todavía existen personas que consideran un aborigen o indígena como un ser sin educación, sin inteligencia, sin sentido de higiene e inclusive, suelen relacionarlo con palabras como “estúpidos, mal llevados, ignorantes”. Y en cierta forma, estas personas que así opinan tampoco tienen la culpa. Lo que vemos hoy, lo que nos muestran los medios, es lo que se ha querido hacer con estas culturas originarias: suprimirlas. Personalmente, me parece que estúpidos son aquellos que solo ven sin observar.

De nuevo, repito, siento una fuerte admiración por los pueblos originarios de mi América Latina; cada vez que veo flamear la bandera a cuadros de colores que a ellos representa, mi piel se achicharra y siento tristeza de no tener en mi sangre aunque sea un gen de la suya (¿o tal vez si?). Sin embargo, el haber nacido en sus tierras me provoca un respeto y una admiración que me lleva a luchar por ellos. Utilizando mis medios posibles, lucho también para erradicar esa ignorancia. Esta historia que quiero contar, nace de una visita a un Liceo (escuela secundaria) en la localidad de Temuco, Región de La Araucanía, Chile junto al Proyecto Escuelas de Latinoamérica. Parado allí, observando a aquellos chicos que vestidos con uniformes azules hoy parecen mas soldaditos que personas, vi en ellos un resplandor de fuerza y orgullo. Me sentí egoísta en mis ganas de saludarlos solo para contagiarme de esa magia. Recuerdo que cuando lo hice, de forma instantánea entro en mi la idea de escribir y mostrar su historia.

Bandera Mapuche
Las características del Pueblo de la Tierra.

Todos los que pertenecemos a un país hispanoamericano, de una forma u otra escuchamos hablar alguna vez del pueblo Mapuche. Pero ¿Por qué hablamos más de los Mapuches que de otras culturas?
Recuerdo a un amigo mío que siempre que veía a alguien rebelde le decía “Mapuche”. Uno de niño no entiende ciertas cosas y probablemente mi amigo lo escuchó de sus padres. Nunca entendí el dicho, como tampoco nunca entendí que es lo que intentaban enseñarme en la escuela sobre ellos. Puras palabras amontonadas sobre donde estaban, su economía, como vivían y como se vestían. Pero en aquellos años de juventud, nunca se me ocurrió preguntarle a mi profesor, ¿qué fue de ellos? ¿Dónde quedó el pueblo Mapuche y su cultura?
Fue entonces después de mi visita por la capital de la Araucanía chilena, se me ocurrió hablar de ellos para nosotros, los viajeros, los soñadores, los que queremos conocer el mundo o solo queremos saber que pasa en él.

“ Somos aprendices en este mundo de lo visible e ignorantes de la energía que nos habita y nos mueve y prosigue, invisible su viaje en un círculo que se abre y se cierra en dos puntos que lo unen: su origen y reencuentro en el Azul.”- Círculo, Sueños de Luna Azul, 2008 – Elicura Chihuailaf, poeta mapuche.

El pueblo Mapuche es el legado mas importante que ha recibido la República de Chile en toda su historia. Por muchos años, inclusive ahora esta civilización ocupó gran parte del territorio del sur de Chile y suroeste de Argentina. Con la llegada de los españoles empezaron a migrar hacia el este hasta ubicarse en La pampa argentina. En el CENSO de 1992 casi 1 millón de personas declararon tener raíces Mapuche, sin embargo para el CENSO de 2002, este número ya había bajado considerablemente a 600mil (cerca de 90mil en la IX Región – CENSO 2002).
No se tiene un registro de como los Mapuches llegaron a esa zona, pero si se sabe que aquel lugar, llamado en su lengua Wallmapu, nunca fue un lugar fácil de habitar. Lluvias permanentes, los fuertes vientos, los fríos polares y las invasiones han sido siempre parte del día a día de este pueblo. La resistencia a estos factores, como también la adaptación constante al cambio permitieron a esta civilización obtener un gran avance en el arte textil, la agricultura y la ganadería. Desarrollaron su propia lengua llamada Mapudungun ( el hablar de la tierra) que hoy en día se ha logrado llevar a la escritura e inclusive, se enseña en escuelas que poseen un porcentaje mayor al 20% de alumnos de esta cultura.

El núcleo social y económico de las sociedad Mapuche eran las familias: extensas y complejas. Cada familia poseía una autonomía territorial y vivían en lo que se conoce como “Rucas” (casas gigantes Mapuches). Entre familias se realizaban alianzas para fortalecer las actividades económicas, bélicas, etc. El poder de cada familia se dependía de la cantidad de mujeres que esa familia poseía. Las mujeres ocupaban el rol principal en esta sociedad igualitaria, ya que eran quienes criaban a los hijos, cultivaban la tierra, trabajaban los cueros, textiles e inclusive eran expertas alfareras. En sus orígenes, las familias eran monógamas pero con la llegada de los españoles, los hombres empezaron a escasear (ya que eran apresados, utilizados como esclavos y asesinados) y El pueblo de la Tierra tuvo que adaptarse al cambio de forma obligada: la poligamia se convirtió en el instrumento que los ayudaría a no desaparecer.

La ceremonia matrimonial es otro hecho particular de este pueblo. El Mafün un acuerdo en donde un hombre elige a una mujer de un territorio distinto al de él. Este rito comienza cuando el hombre decide elegir a esta mujer de otro territorio y la lleva al suyo. Allí el padre del novio envía los mensajeros a la familia de la mujer comunicando el hecho y comprometiéndose al pago de un Kuyin (dote) para compensar el daño. Este “Kuyin”, por lo general, eran bienes contables como animales, alimentos, etc. que serían entregados a la familia en la celebración del Mafün.
Esta característica tan particular de la sociedad Mapuche fue uno de los factores principales para su resistencia a las invasiones extranjeras. Los hombres eran quienes luchaban en las batallas, mientras que las mujeres, fuertes y responsables se encargaban del resto.

Mapuche_kultrun

La cosmovisión Mapuche habla de la creación del universo a partir del concepto de dualidad: Lo femenino y lo masculino se complementan y tienen igual valor y trascendencia. También creía en la vida después de la muerte. Un doble exacto a nuestro cuerpo se prolongaba mas allá de la muerte y tenía la facultad de hacerse invisible e intangible a voluntad.

El universo según la visión de esta nación, se dividía en dos dimensiones: un plano vertical (espiritual) y en un plano horizontal (terrenal) que se interrelacionan en lo que se conoce como “Meli Witran Mapu” que corresponde a la manera de entender la tierra visible en la que habitamos.
La estructura del universo (plano vertical) está compuesto por tres dimensiones:
Wenu mapu (tierra de arriba): es el lugar de residencia de los dioses, los espíritus benéficos y los antepasados. Es un mundo tranquilo y equilibrado donde todos conviven en armonía. Un mundo ordenado y jerarquizado también, en el cual cada ser sobrenatural tiene su posición fija, dependiente de status y poder.
Nag Mapu (tierra central): La tierra o mundo natural habitado por el hombre donde coexisten con la naturaleza.
Miñche Mapu (tierra de abajo): La plataforma del mal, la zona oscura habitada por los espíritus maléficos y los hombres enanos.

En el Nag Mapu (plano horizontal), convergen las relaciones espaciales y lo territorial del mundo mapuche.
Meli Witran Mapu – La tierra de los cuatro lugares:
Pwel Mapu -Tierra este-: donde se ora a los dioses, a los espíritus benéficos, a los antepasados.
Pikun Mapu -Tierra norte-: Lugar de mala suerte, es de donde vienen las invasiones, las heladas, las enfermedades.
Laften Mapu – Tierra oeste-: Lugar donde se pone el sol, representa la muerte.
Willi Mapu: -Tierra sur- : Lugar de buena suerte, trae buenos vientos.

La familia divina, suele ser representada por el Antü (sol) y la Küyen (luna).

El equilibrio entre los dioses y otros elementos:

Ngenechen ( Dueños de los hombres): Se lo considera el Dios creador y espíritu director del mundo.
“Es fuerza y poder, quien otorga la sabiduría, es el creador de todo lo que existe. Mide a las personas. Es justo y cumple con su pueblo, por ello lo cuida, protege y acompaña. Es único […], es bueno y es el padre de su pueblo” (Henríquez 1992: 34).
“La forma de concebir a Dios en los mapuches es de dualidad Padre = Chau – Madre = Ñuke; es decir la fuerza creadora se concibe como pareja”

Wekufe: los espíritus del mal. Entre ellos reinan el desorden, la desorganización y el caos.
La tarea de los wekufe o espíritus maléficos consiste en sembrar la miseria, la enfermedad y la muerte, y en promover el caos y la destrucción en general.
A los ojos del pueblo Mapuche, el mundo esta perfectamente equilibrado entre los dos dioses.

Los ngen: Para los mapuches, la naturaleza silvestre tiene espíritu, energía y vida propia. Se cree que en cada uno de sus elementos – la tierra, el agua, los cerros, la flora y fauna, las piedras, el fuego, etc. – reside un ngen. Su misión es cuidar, proteger, controlar y velar por el bienestar y la preservación de los elementos a los cuales representan. La presencia de estos guardianes es una necesidad absoluta para la continuidad de la naturaleza y del mundo. (Grebe 1992: 3).

La machi
La Machi o chamán mapuche – en la actualidad la gran mayoría de los Machi son mujeres (Bacigalupo 1993/94; 1995: 52) – goza de gran prestigio, no sólo por su calidad de curandera, sino también por su papel de mediadora entre la comunidad y el mundo sobrenatural.

1898205_10152202011613934_755453158_n (1)

Foto tomada por Fernanda Campos

Desde esta perspectiva, es comprensible que para los mapuches la tierra verdaderamente posee carácter sagrado. La tierra, el mapu, es la plataforma cósmica adonde los dioses los mandaron. Ellos son los hombres destinados a vivir allí, en un territorio determinado. Son los auténticos mapu-che: gente de la tierra.

La historia de la lucha del pueblo Mapuche:

Por su lucha, su organización social y su capacidad de sobrevivir, los Mapuches se han ganado un lugar en la historia no solo de Latinoamérica, sino de la historia universal. Mucho tiempo antes de la llegada de los españoles a América, el pueblo Mapuche resistía fuertemente a la invasión del imperio Inca. Una batalla que duró 3 días, conocida como La batalla de Maule, detuvo a Tupac Inca Yupanqui y su ejercito, en las orillas del río Maule, evitando de esta manera, la conquista de la Patagonia chilena. Como siempre en la historia, los eventos no son casuales. Gracias a la preparación bélica y organización social que esta batalla requirió, los Mapuches ya estaban preparados al momento en que los españoles decidieron invadir su territorio. En 1550, los españoles llegaron en búsqueda de oro comandados por Pedro de Valdivia. El pueblo Mapuche se resistió a ser colonizado hasta las últimas consecuencias y luchó contra de los ejércitos de españoles que no paraban de llegar. Esta guerra que duró 300 años (La guerra de Arauco) queda inmortalizada en el poema que escribió el español Alonso de Ercilla “La araucana”. A lo largo de este período que no fue siempre hóstil, los Mapuches establecieron negociaciones con los españoles, particularmente con animales, lo que llevó a un cambio en su cultura: pasaron de ser fuertes agricultores, a ser fuertes ganaderos.

La sociedad mapuche antes de la llegada de los españoles, era una sociedad igualitaria es decir, no existía subordinación. Nadie tenia mas poder que otro, nos existían los caciques ni los jefes. Solo existía un consejero o líder en caso de existir alguna guerra, pero este no podía ejercer su poder mas allá del campo de batalla.

1798104_10152239970333934_384150019_n

Foto tomada por Fernanda Campos

Como sucedió en casi todas las colonizaciones, las armas mas fuertes de los españoles fueron las enfermedades y sus costumbres. Miles de indígenas murieron a causa de las infecciones infecciosas y otros tantos de la mano de la enfermedad del poder, la explotación y el tráfico de esclavos. El pueblo Mapuche empezó a cambiar. Dejó de ser un pueblo igualitario para darle poder a unos pocos caciques – “loncos” – que encabezaban grandes agrupaciones de distintas familias, con poder en amplios territorios. Ya para comienzos del siglo XIX, 250 años después de la legada de los españoles, el poder político de este pueblo queda concentrado en la mano de unos 15 o 20 caciques importantes.
Los miles de intento de apaciguar las batallas continuas entre el gobierno chileno y los mapuches, trajeron como consecuencia malas prácticas que generarnos cada vez mas muertes. La llamada Pacificacion de la Araucanía, es uno de esos ejemplos. Con el fin de destruir la economía Mapuche y someter al pueblo, el ejército chileno recorrió durante años el territorio mapuche, quemando rucas y sementeras, matando y capturando a mujeres y niños, robando y arreando el ganado. La última campaña de exterminio “La campaña del desierto”, dirigida por Julio Argentino Roca (aquel que sale en el billete de 100 pesos de Argentina y cuyo nombre etiqueta muchas calles y parques de nuestro país), fue el golpe mas duro para este pueblo. No solo se trató de una aniquilación física de aquellos sino también de su cultura, lo que se conoce como un etnocidio.
A pesar de eso, el pueblo permanece en pié.

Situación actual

Los gobiernos pasaron y el Wallmapu fue reducido cada vez mas, a tal punto que ya no era posible una agricultura y ganadería que ayudara a mantener al pueblo mapuche en crecimiento. Esto ocasionó otro efecto muy común en nuestra América: La migración hacia las ciudades. Son los jóvenes quienes se dirigen a las ciudades en búsqueda de un mejor futuro. Pero el bajo nivel de escolaridad, el alto grado de analfabetismo y además una discriminación racial contínua hacen que la gran mayoría se incorpore a los estratos mas bajos del proletariado urbano, es decir, a los de menores ingresos, de niveles de vida mas bajos y de menor estabilidad de empleo. Las mujeres trabajan como empleadas domésticas y los hombres suele ocupar cargos como panaderos, jardineros u obrero industrial.

Reinvindicaciones:

El pasado de esta civilización no es muy diferente a lo que pasó con la mayoría de las civilizaciones precolombinas. Fueron consumidas por la colonización, los sistemas capitalistas y la cultura occidental. Hoy en día, el pueblo Mapuche sostiene su voz en alto.DSC00493

Chile exporta madera a Estados unidos. Madera que proviene de las cientos de miles de hectáreas sembradas con especies no nativas. Cientos de miles de hectáreas que forman parte de territorios que antes pertenecían a Mapuches. así también sucede con las mineras. Pero si hablamos específicamente de las demandas planteadas por el Movimiento Mapuche al Gobierno chileno, es necesario enumerar las principales:

  • Libertad inmediata de los Presos Políticos Mapuche.
  • Restitución del Territorio Mapuche o Wallmapu.
  • Desmilitarizacion del Wallmapu.
  • Juicio y castigo a los asesinos de los jefes Weichafe. La política de gatillo fácil en Chile, ha cobrado la vida de cientos de Mapuches tanto en la dictadura como en la democracia, siendo en este último, el mas grave de todos.

Las legítimas y justas demandas del Pueblo Mapuche dicen relación con el derecho a ejercer libre y autónomamente los derechos políticos, territoriales, económicos, sociales y culturales.

1554341_10152185854163934_296176377_n

Foto tomada por Fernanda Campos

La historia del pueblo mapuche, al igual que la historia de muchos otros pueblos originarios de nuestras tierras fue entregada a las manos de quienes creyeron salir victoriosos. Tomaron el oro, las tierras, el poder. Pero el orgullo permanece dentro de cada uno. La sangre Mapuche es algo que no será posible eliminar jamás; forma parte del suelo americano. La lucha ya no es más física ni de poder. La lucha esta escríta en el arte, en el boca en boca, en la juventud que hoy se levanta y reclama por sus derechos. El pueblo mapuche, mas orgulloso que nunca, pide igualdad, pide por sus tierras, pide por un reconocimiento de todo lo que se ha hecho mal y la posibilidad de mantener su cultura por muchos otros siglos.

En mi visita por Temuco, tuve la posibilidad de ponerme en contacto con Fernanda Campos, activista a favor de los derechos de este pueblo. La idea principal era contar sobre la situación actual del pueblo Mapuche, pero llegamos ala conclusión que el trabajo podía ser tan largo y diverso, que necesitaríamos mas de un post para contarlo. Pero ella, además de ofrecerme su ayuda incondicional para armar este artículo y todo su conocimiento y fotos, me compartió un texto que fue la razón por la que decidí escribir este artículo. Gracias Fernanda!

Desde la lengua de Quitralpillán 5 de marzo de 2012

El silencio y la paz de los bosques de Neltume, tienen memorias de la sangre en la que esta bañada esta tierra, sangre de árboles y de humanos, sangre de Mapuche y hermanos que quisieron luchar por autonomía en un paraíso terrenal ultrajado por los ojos del dinero, el poder y la ambición. Cuando fue la explosión del hilo del Caulle, los hermanos de la tierra no corrieron sino que se quedaron purruneando y guardaron a sus animales… se bañaron en el rio, hicieron yeyipun para conectarse con las energías de la Mapu Ñuke, esta es su esencia. Sin embargo, desde la llegada de Endesa en busca del oro del agua, las fuerzas y energías en la comunidad Juan Quintumán se han polarizado radicalmente. El conflicto no es solo territorial, ya que endesa pretende trasladar el Rewe, sino que el conflicto es interno, espiritual de cada lamngen que habita la comunidad ya que como el humano está en constante batalla, la ambición o la aspiración de algunos de vender la tierra o de obtener un mejor trabajo hacen que las fuerzas de Cai-Cai Vilu y Tren-Tren vilu se disputen las almas de los afectados o infectados con el bicho del dinero. Sin embargo, asi también, como la familia de Quintumán hay quienes saben que la Tierra es más valiosa que el dinero que se va como agua entre los dedos y prefieren morir en ella que sin esta, por eso la defienden y luchan arduamente por conservar su lofmapu. Pero las formas de esclavizar son varias, como el travestismo de la religión. La llegada de la iglesia católica y evangélica como un arma de dominación espiritual, también ha hecho que algunos lamngen transformen sus creencias autóctonas por otras occidentales, que radicalmente se oponen a la cosmovisión mapuche milenaria y hacen olvidar el canelo y al machi como símbolo de espiritualidad. Una de las energías que se plasmaron en nuestro viaje por wallmapu, fue la fuerza de Fucha (hombre antiguo) y Kude (mujer antigua), quienes a través de la sabiduría ancestral tratan de guiar e inculcar a Ulcha( mujer joven) y Weche (hombre joven) el amor y respeto por la tierra y por las raíces del pueblo Mapuche, sentimiento que pudimos apreciar en la carta que le dicta una ñaña a su hija, para que el mundo sepa lo que les está ocurriendo, un grito desesperado, una angustia infinita y a la vez una fuerte de lucha y combate. Pero, así también se entrecruzan las fuerzas opuestas y pervierten el espíritu con el desahogo y sosiego del dulzor del alcohol, y así muchos weichafes han caído pero si uno se cae, diez más se levantarán y así continua esta lucha de siglos de acabar. La magia y el espíritu de la Mapu Ñuke se hacen presente a través del toro que emerge del agua y se le presenta a un grupo de trabajadores que quedan en pánico, es que aquí se expresa la sangre y el newen de los espíritus del agua, ignorarlos es tropezar con la piedra del escepticismo plasmada en tantas construcciones humanas que de un día a otro caen por su propio peso, y es aquí a lo que debemos detenernos “a observar a la Madre Tierra y mezclarnos en su latido infinito para renacer con fuerza y pureza entre sus manos de barro” para no morir presos en la ceguedad del capitalismo hambriento que a paso lento nos lleva al vacío de nuestros patrimonios naturales, “Primero vinieron por la tierra, luego por los árboles y ahora por el agua… pero Resistimos”

Si te gustó, si te informó y si sentís que esto debe formar parte de nuestra cultura, por favor, no dudes en compartirlo con la mayor cantidad de personas posibles. Ayudemos a mantener nuestro pasado, porque el nos identifica.

Fuentes:
1.- http://pueblosoriginarios.encuentro.gov.ar/files/docs/Mapuche.pdf
2.- http://www.historiacultural.com/2012/03/cultura-mapuche-araucano.html
3.- MAPUDUNGUN KIMELTUN KÜDAW: Desafíos y Propuestas Pedagógicas para la enseñanza del Mapudungun en la Educación Intercultural Bilingüe – Fernanda Campos
4.- http://cal.revues.org/118
5.- http://www.mapuche.info/mapuint/tesis.html
6.- Henríquez S., Sandra. 1992. “La noción de Ser Supremo en textos de machi”. Actas de Lengua y Literatura Mapuche 5: 31-38.
7.-Grebe, María Ester. 1992. “El concepto de ngen en la cultura mapuche”. Actas de Lengua y Literatura Mapuche 5: 1-7.
8.- http://meli.mapuches.org/spip.php?article2951

, ,

No comments yet.

Deja un comentario